#mainmenu #topmenu #Antofa #coquimbo #coquimbo #antofagasta

La pandemia aumentó el número de personas con problemas de salud mental. Estos son los síntomas más comunes.

 

Según indican los profesores de psicología, la salud mental se refiere al estado general de cómo regulas tu comportamiento, sentimientos y pensamientos.

 

No hay un estándar para medir lo que es normal para ti frente a lo que podría ser motivo de preocupación en otra persona, pero una mala salud mental podría afectar negativamente varios aspectos de la vida.

 

Si hay algo que no te gusta o no te sientes como tú mismo durante un periodo de tiempo prolongado, es una buena señal de que debes volver a dar prioridad a tu salud mental.

 

Aunque puede ser difícil precisar cómo te sientes exactamente, podría manifestarse en los siguientes seis signos de un problema de salud mental:

1. Sueño interrumpido

Dormir mal podría ser una señal de alarma de que estás experimentando depresión o ansiedad. Tanto si tienes problemas para conciliar el sueño, como si te cuesta mantenerlo cuando te despiertas y no puedes volver a dormirte, podría ser una señal de un problema de salud mental.

 

Dormir de más con frecuencia también podría ser una señal, demostrando que tu cuerpo está fatigado hasta el punto de agotarse.

2. Irritabilidad o estar más emotivo de lo habitual

Experimentar irritación, ira, sentirse ágil y frustrado con facilidad, o cambios de humor que van de un extremo a otro puede ser una señal de que su salud mental está alterada.

 

La depresión y la ansiedad pueden dificultar la autorregulación de tus pensamientos y sentimientos, por lo que puedes estar más reactivo o sensible de lo habitual.

3. Pérdida de la alegría

Es normal tener un mal día de vez en cuando y la vida está destinada a traerte algo de tristeza en algún momento. Pero, si habitualmente encuentras menos felicidad y disfrute en actividades que solían gustarte, podría ser una señal de que algo no va del todo bien.

4. Cambio en el apetito

Hay una variedad de formas en que la depresión y la ansiedad pueden afectar a la cantidad de comida que consumes.

 

Para algunos, el estrés y la ansiedad pueden provocar una pérdida de apetito, ya que pueden no sentir hambre o no tener energía para comer. Para otros, darse un atracón de comida reconfortante puede proporcionar un alivio temporal de los pensamientos y sentimientos depresivos.

 

Si notas que estás comiendo en exceso o sin comer hasta el punto de observar cambios dramáticos en tu peso en un corto período de tiempo, podría ser el momento de buscar ayuda para tu salud mental.

5. Empeoramiento de los síntomas físicos

La depresión y la ansiedad pueden provocar efectos secundarios físicos, como sudoración, aceleración del ritmo cardíaco, mareos, síntomas gastrointestinales y dolor de cabeza. Si los síntomas físicos aparecen de repente sin ninguna otra causa médica, podría ser una señal de que tu salud mental está empeorando.

6. Baja energía

Quienes se dedican a estudiar los problemas de salud mental de adultos, indican que los sentimientos de fatiga y letargo también son bastante comunes. Sentirse mental o físicamente lento puede dificultar la concentración, seguir conversaciones o pensar con rapidez.

 

Si tienes poca energía hasta el punto de que te resulta difícil encontrar la motivación para salir de la cama, considera la posibilidad de hablar con tu médico.

Comparte esta noticia en tus redes