#mainmenu #topmenu #Antofa #atacama #coquimbo #santiago

Se trata de un caso del año 2020, que gracias a los exámenes del laboratorio de criminalística, se logró asegurar científicamente los hechos de la tragedia.

Por: Pamela Ramirez

Fue el 14 de octubre del año 2020, cuando se registró este caso de femicidio en la ciudad de Calama.

El cuerpo de la víctima, fue encontrado seis días después en un sitio eriazo. Carabineros realizó la investigación en base a una presunta desgracia que había puesto el autor de este delito.

Fue con el encuentro del cadáver que se logró establecer su participación.

Sin embargo, según explicó el teniente Alberto Muñoz del Laboratorio de criminalística de Antofagasta, era necesario una prueba científica y fehaciente de su autoría.

De esta forma, la sección de investigaciones policiales de carabineros junto al laboratorio de criminalística realizaron una reconstrucción de los hechos en los lugares donde estuvo el responsable.

“Se realizaron diversas técnicas para la búsqueda de posibles muestras biológicas ocultas a simple vista, utilizando luces forenses y pruebas de campo, estas fueron levantadas y derivadas hasta el laboratorio de genética forense de la sección de criminalística Antofagasta para su análisis, donde se obtuvo las huellas genéticas, estas fueron comparadas con las huellas de víctima e imputado, logrando vincularse cada uno de ellos en los distintos sitios y evidencias levantadas, sobre todo logrando vincular el arma homicida con la víctima y con el imputado”, señaló Alberto.

 Con la ayuda de la moderna tecnología del laboratorio, el cual permite entregar a mayor rapidez, un análisis de evidencias para delitos de connotación social, el autor de este caso de femicidio recibió la pena máxima, es decir, cadena perpetua calificada, entregada por el tribunal oral en lo penas de Calama.

Comparte esta noticia en tus redes