#mainmenu #topmenu #Antofa #atacama #coquimbo #santiago

El Ministerio de Energía creó una nueva mesa de trabajo para analizar la posibilidad. En ella, se establecerán cuáles son los requerimientos para dejar fuera del sistema a las centrales a carbón.

Uno de los objetivos centrales de la Política Energética de Chile es descarbonizar la matriz eléctrica. A pesar de que se trata de un proceso lento y que inicialmente se pactó de forma voluntaria para 2040, las autoridades actuales están analizando la posibilidad de adelantarlo.

Es que la mesa tripartita conformada por el Ministerio de Energía, el Coordinador Eléctrico y la Comisión Nacional de Energía (CNE), están estudiando si es posible que a 2030 las centrales a carbón queden fuera de la matriz energética chilena.

En este sentido, el equipo está investigando cuáles son los requerimientos técnicos con los que debiera contar el sistema actual para que a corto, mediano o largo plazo pueda descarbonizarse.

Según ha informado el Ministerio de Energía, por el momento el trabajo ha sido bastante fructífero, ya que sumado a los propios estudios de sus miembros, el sector eléctrico en general ha colaborado para que esta posibilidad se vuelva una realidad.

¿Qué condiciones se deben cumplir?

Según lo que ha adelantado la cartera de Energía, uno de los principales problemas a resolver es la actual estrechez del sistema eléctrico, algo que se relaciona con tener seguridad de que el abastecimiento de la población está asegurado. Este año, producto de la sequía, vimos cómo se postergó el cierre de algunas centrales a carbón.

Por otra parte, otro requerimiento importante es asegurar que la logística operacional del sistema se alinee con el marco regulatorio actual que aplica para el rubro eléctrico. En este sentido, desde Energía aseguran estar trabajando para que esto ocurra.

No obstante, uno de los principales obstáculos para avanzar en la rápida descarbonización sigue siendo el problema de la sequía. Particularmente, este año ha sido bueno en cuanto al número de precipitaciones registradas, pero nada garantiza que los próximos años seguirán la misma tendencia.

La importancia de la transmisión y el almacenamiento

Según comentó, Ana Lía Rojas, directora ejecutiva de la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (Acera), uno de los elementos clave en este proceso de transición energética acelerada es generar las condiciones para que los sistemas de transmisión y almacenamiento sigan prosperando.

 

En esta línea, a pesar de que se han generado importantes proyectos de transmisión en el país, tales como el que se encuentra en evaluación en la Región de Los Lagos este año, aún falta camino por recorrer. De igual forma, en cuanto a almacenamiento también queda mucho por hacer, ya que aún no se aprueba en el Congreso un proyecto que regula este apartado.

Teniendo en cuenta este último punto, Chile podría avanzar enormemente en resolver el problema de la estrechez eléctrica y, a su vez, seguir completando las metas de su Política Energética. Actualmente, países como Francia, Estados Unidos y Reino Unido han invertido grandes sumas de dinero para generar más proyectos de almacenamiento.

Una de las últimas naciones que ha invertido en esto ha sido Bélgica, que construirá una enorme central de almacenamiento con una capacidad de 100 MWh. Según la opinión de expertos, esta podría convertirse en uno de los centros de ahorro energético más grandes de Europa.

 

 

Comparte esta noticia en tus redes