#mainmenu #topmenu #Antofa #coquimbo #coquimbo #antofagasta
  • En las reuniones que el parlamentario sostuvo con gremios y asociaciones de gendarmes, le expresaron su preocupación por la realidad que se vive actualmente al interior de las cárceles.

 

En medio de la crisis de seguridad que se vive en el país, genera preocupación el aumento de la criminalidad y los delitos al interior de las cárceles, dada la mayor presencia de organizaciones criminales con alto poder operativo. Esta situación ha sido alertada por los funcionarios penitenciarios, quienes han debido lidiar con esto y advierten que “ya no dan abasto”. Es por esta razón que el diputado Mauro González, se reunió con ellos para apoyar sus demandas, y solicitar al Gobierno que eleve el Presupuesto 2023 para Gendarmería, con el fin de invertir en infraestructura, fortalecer las medidas de seguridad y mejorar las condiciones del personal.

 

En este sentido, el congresista comentó que “tenemos una situación compleja al interior de las cárceles, donde ha quedado demostrado que las bandas delictivas siguen actuando y extendiendo sus redes desde el interior, el ejemplo más concreto de esto es la situación de los pelotazos que se replica en todos los centros penitenciarios del país. Los funcionarios nos han expresado que se necesita la habilitación de Establecimientos Penitenciarios de Alta Seguridad (EPAS) en que exista un régimen interno diferenciado para población penal de alto compromiso criminal,  así como aumentar las condenas a los internos que agredan, atenten físicamente o amenacen a funcionarios y  aumentar el recurso humano y mejoramiento de la carrera funcionaria del personal de Gendarmería de Chile, por lo que se necesita un mayor esfuerzo en el presupuesto de la nación para el año 2023”.

 

Justo Roco Aguilera, representante de la Asociación Nacional de Funcionarios Penitenciarios, expresó que “la seguridad en las unidades penales se está viendo mermada por la falta de recursos, ante el aumento de la población penal y la falta de personal que existe. En reiteradas ocasiones hemos estado solicitando a las autoridades unas pantallas donde estas mallas invisibles puedan detener los pelotazos o cualquier objeto que sea prohibido al interior de las unidades”.

 

En tanto, Carlos Fernández, dirigente nacional de la Asociación Nacional de Suboficiales de Gendarmería, enfatizó en la urgencia por renovar  el equipamiento con el que cuentan los funcionarios. “Los equipos de nuestro personal, específicamente de las unidades especializadas de Gendarmería, tienen chalecos obsoletos, armamento  que está en malas condiciones, vehículos que no son realmente blindados  y hoy son adaptados para poder trasladar a gente del peso de carteles extranjeros  que son de alta peligrosidad”.

 

Finalmente, hicieron un llamado  reiterando que es urgente poder revisar la glosa presupuestaria asignada a Gendarmería de Chile, toda vez que el monto que se destina un 90% es exclusivamente para pagar remuneraciones del personal.

 

Comparte esta noticia en tus redes