#mainmenu #topmenu #Antofa #atacama #coquimbo #santiago

El establecimiento pertenece a la carrera de Ingeniería Civil en Minas de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la Universidad Adolfo Ibáñez, y se ubica en un nicho lateral del túnel de la Escuela Mina Planta de la UAI, en Rancagua. El laboratorio permitirá el desarrollo de pruebas de detonación a escala de laboratorio en roca y hormigón, de forma controlada y estandarizada, al servicio de la investigación y de la innovación en la industria minera.

La carrera de Ingeniería Civil en Minas de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la Universidad Adolfo Ibáñez acaba de inaugurar el primer laboratorio académico para pruebas de explosivos de Latinoamérica. La innovación pionera en la región forma parte del proyecto Fondecyt BLASTEST que busca estandarizar pruebas de explosivos dentro de un laboratorio subterráneo, para la minería y la industria civil.

El laboratorio se ubica en la localidad de Chancón (Región de O’Higgins) y permitirá ejecutar detonaciones de escala de laboratorio en roca y en hormigón con distintas cargas específicas y medir de forma estandarizada la interacción explosivo-medio y el pre acondicionamiento de los materiales a la conminución (es decir, su reducción de tamaño). El establecimiento está instalado en un nicho lateral del túnel de la Escuela Mina Planta de la Universidad Adolfo Ibáñez.

El objetivo final es ayudar a la industria minera a beneficiarse mejor de la energía explosiva, que es más barata y de menor impacto ambiental, y reducir el consumo de energía eléctrica, más cara y de mayor impacto ambiental, durante el proceso de conminución de rocas. Además, buscan orientar a la industria minera en la elección de explosivos ideales para cada aplicación específica, ya sea fragmentación de alta energía, producción de grandes bloques como protección de costas o voladuras de contorno.

Jacopo Seccatore, académico de Ingeniería Civil en Minería de la UAI, afirma que “los experimentos desarrollados en la cámara y las investigaciones asociadas van a permitir, entre otros aspectos, la cuantificación de parámetros para la conminución integrada, orientada a la disminución del consumo energético de la industria minera”. Y detalla que la conminución es la actividad que demanda más energía de toda la cadena de valor de la industria minera, “por tanto, aportando a los objetivos nacionales e internacionales de descarbonización y ahorro energético”.

Seccatore sostiene que con la creación de este laboratorio podrán beneficiarse todos los investigadores “que necesiten experimentar reacciones exotérmicas rápidas en ambiente contenido y controlado”. Además, invita a todos los tesistas y pasantes de estos colegas, así como investigadores nacionales e internacionales con proyectos en conjunto con la UAI.

Para el académico, la investigación chilena en materia de explosivos, conminución integrada, reacciones energéticas ultrarrápidas, para la industria minera, civil y energética; dispone a partir de hoy de un ambiente único donde desarrollar pruebas de forma controlada y estandarizada, que anteriormente se ejecutarían solamente en terreno en condiciones precarias.

 

Comparte esta noticia en tus redes