#mainmenu #topmenu #Antofa #coquimbo #coquimbo #antofagasta

La acción fiscalizadora respondió a denuncias ciudadanas, las que apuntaban sus comentarios a 2 locales y a un bus antiguo de pasajeros.

Tres prohibiciones de funcionamiento con sus respectivos sumarios inició la Seremi de Salud a locatarios y dueños de restaurantes no autorizados y por tanto, ilegales del sector “La Negra”. Esto, a raíz de graves falencias sanitarias que incluían incluso, en uno de los recintos la existencia de moscas, baratas y fecas de roedor.

La acción inspectiva respondió a denuncias ciudadanas, las que apuntaban sus comentarios a 2 locales y a un bus antiguo de pasajeros ubicado todos en las cercanías del complejo metalúrgico Altonorte.

Jéssica Bravo, seremi Salud, explicó que ninguno de los recintos poseía red de agua potable, sistema de alcantarillado y por consiguiente autorización sanitaria, agregando que en el primero de ellos, se constató además en la cocina, la existencia de moscas pegadas a la grasa, carnes en un refrigerador sin fecha de vencimiento, grasa en el horno, pollo en el suelo que estaba siendo descongelado y pésimo acopio de las basuras.

En cuanto al bus de pasajeros, éste evidenció un importante deterioro en el sector de cocina con productos cárneos que habían perdido su cadena de frío. De hecho el refrigerador estaba apagado al momento de la fiscalización, argumentándose por parte de la administradora que estaban buscando ahorrar energía eléctrica. Se evidenció igualmente que el desagüe salía simplemente por un tubo hacia el exterior sin ningún tipo de contención o depósito.

En cuanto al segundo de los locales, las transgresiones incluyeron baños en malas condiciones higiénicas con un depósito grande colmatado de papeles, moscas en el comedor, baratas en el refrigerador, heces de roedor, grasa en la campana de extracción y una importante cantidad de productos cárneos con mal olor que compartían espacio con alimentos de fecha vigente al interior de una congeladora.

Cabe mencionar que a 15 minutos de ser fiscalizado, el primero de los locales ya no tenía el cartel de “prohibición de funcionamiento” y que en su interior habían 2 clientes a la espera de almuerzo, hecho que será un agravante al momento de resolver el sumario, cuya sanción puede variar entre un décimo y las mil UTM.

Comparte esta noticia en tus redes