#mainmenu #topmenu #Antofa #atacama #coquimbo #santiago

Los recintos fiscalizados quedaron con prohibición de funcionamiento además de obtener un sumario sanitario, cuya sanción podría llegar hasta las mil UTM.

Con 750 kilos de carnes, pollos, quesos y cecinas, con fechas de vencimiento expiradas incluso cerca de un año, asi finalizó el decomisó que realizó la Oficina Provincial de Tocopilla de la Seremi de Salud, en el supermercado VIDMarket, en el marco de las acciones de fiscalización ad portas a Fiestas Patrias. Fiscalización donde la Secretaria Regional Ministerial de Salud, Jéssica Bravo, calificó el hecho como gravísimo, considerando que los productos hallados mayoritariamente en las bodegas del recinto tenían fecha de caducidad prácticamente de todos los meses del presente año, a partir de diciembre del 2021.

Con respecto a los productos en vitrina, la autoridad puntualizó que las carnes fuera de norma sanitaria sumaron 547,6 kilos, los pollos 183,8, mientras que los quesos y cecinas, 9 kilógramos. No obstante, lo más delicado es que pudo comprobarse que efectivamente habían en vitrina y para la venta productos que estaban vencidos y en mal estado.

Las carnes, pollos y quesos fueron decomisados y desnaturalizados en el lugar. Paralelamente, el recinto quedó con prohibición de funcionamiento iniciándose además, el respectivo sumario sanitario cuya sanción podría llegar hasta las mil UTM.

El citado decomiso se une así a otro efectuado por la propia Oficina Provincial de la Seremi de Salud en Tocopilla 24 horas antes, cuando profesionales de la entidad detectaron más de 250 kilos de pollos con fechas vencidas en el Supermercado Santa Agustina y la Carnicería Todo Carnes. Situación, donde Jéssica Bravo detalló que el Supermercado mantenía 140 kg de pollos con fecha expirada, mientras que la carnicería 110 kg, aproximadamente, transgresión que dio origen al decomiso y desnaturalización de los productos y al inicio de los correspondientes sumarios.

No obstante, añadió, que la citada carnicería fue también objeto de una prohibición de funcionamiento, puesto que mantenía su cámara de frío y congeladora en malas condiciones higiénicas, a lo que se suma un piso sucio con liquido sanguinolento, productos cárnicos en contacto directo con el suelo y además, vectores (larvas) en una congeladora en desuso.

Finalemente, de acuerdo al Código Sanitario, los recintos podrían recibir una sanción que varía entre un décimo y las mil UTM, mientras que aquellos que les fue prohibido su funcionamiento, mantendrán sus puertas cerradas hasta que demuestren que han zanjado todas sus deficiencias.

Comparte esta noticia en tus redes