#mainmenu #topmenu #Antofa #atacama #coquimbo #santiago

El organismo deberá indemnizar con más de $6 millones de pesos a la familia.

El Segundo Juzgado Civil de Antofagasta acogió parcialmente la demanda interpuesta en contra de la Corporación Municipal de Desarrollo Social de la ciudad, en calidad de sostenedora del jardín infantil “Perlitas del Desierto”, por no contar con condiciones de seguridad adecuadas que impidieran que una niña de dos años sufriera heridas al caerle encima una mesa de ping pong, en mayo de 2017.

En el fallo, la magistrada Elizabeth Araya ordenó a la demandada pagar una indemnización de $5.000.000 (cinco millones de pesos) a la madre y $1.500.000 (un millón y medio de pesos) a la menor, por concepto de daño moral.

Según versa el fallo “ha quedado demostrado el primer elemento de la responsabilidad extracontractual demandada, el que incluye el hecho culpable, negligente y descuidado, al no velar o adoptar por las condiciones de seguridad del lugar en que se efectúa una actividad en la que participan niños de un jardín infantil”.

La resolución agrega que “tal como lo señalan los informes, la niña estaba en la actividad en un lugar no ‘apto’ para niños de su edad, tanto así que el jefe de Deportes en su oficio señala que como medida o remedio, se acordó trasladar todos los implementos fuera del lugar donde se realizan las actividades y que dificultan la ejecución de la clase y ponen en riesgo la seguridad de los pequeños, precisamente porque atendida la edad de los niños, no parece apropiado realizar una actividad con implementos que son usados por adultos en actividades deportivas, no es lo indicado, generan inseguridad y riesgos, como lo que ocurrió en este caso y porque a mayor abundamiento, según se afirma en este documento, la mesa no se encontraba en buen estado”.

Además, indica que “la niña producto del accidente resultó con una herida contuso cortante con desfloramiento en la región frontal derecha, una herida en el cuero cabelludo y consecuencialmente una cicatriz que es visible en la frente de su rostro, según los set de fotografías agregadas, en razón de lo cual, ha resultado probado el daño y la relación causal entre el hecho ilícito y este, puesto que de no haber ocurrido el accidente el daño no se habría producido”.

Finalmente, el fallo ordena que “consecuente con lo razonado se estima prudente, proporcionado y de justicia fijar el daño moral experimentado por la madre demandante en la suma de $5.000.000 (cinco millones de pesos) y para su hija la cantidad de $1.500.000 (un millón quinientos mil pesos)”.

Comparte esta noticia en tus redes