#mainmenu #topmenu #Antofa #atacama #coquimbo #santiago

“Súper Algas para el cambio climático”. No. No es el nombre de una película. Se trata de un proyecto que apunta a encontrar una solución innovadora que permita adaptarnos y mitigar los efectos del cambio climático..

Los protagonistas son investigadores de la Universidad de Chile y del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Algas y otros Recursos Biológicos de la Universidad Católica del Norte de Coquimbo.

Los escenarios para llevar adelante este proyecto de piloto de repoblamiento que tienen como objetivo evaluar, con los pescadores de Chigualoco, Totoralillo Norte y Punta Frödden en Caldera, la posibilidad de hacer repoblamientos de mayor escala.

Milen Duarte, coordinadora del proyecto e investigadora de la Universidad de Chile, indicó que se busca la respuesta en la naturaleza con el repoblamiento para la adaptación al cambio climático.

Duarte detalló diversas muestras de algas se logran esporas que permiten reproducir y hacer crecer en un laboratorio esta planta acuática para luego reubicarlas.

Raúl Julio, Presidente del Sindicato de Trabajadores Independientes de Pescadores de Totoralillo Norte, en la comuna de La Higuera, explicó que tras el proyecto puedan diversificar la producción.

Los bosques marinos de algas pardas; más conocidas como huiros, son vitales para el sostenimiento del ecosistema, ya que cumplen funciones fundamentales como la producción de oxígeno y materia orgánica; generando alimento para especies marinas y su vez, aportando a la mitigación del cambio climático mediante la captura del dióxido de carbono. En particular, estas algas quimeras, es decir, súper algas compuestas por más de un individuo, son las más resistentes frente al cambio climático que individuos aislados.

Comparte esta noticia en tus redes